Carta a un emprendedor…

Ser empresario es una opción pero hay que decidir cómo se quiere ser empresario.

Querido emprendedor, hace poco le escribí una carta a un franquiciado, carta que no estaría mal que leyeras, ya que también te ayudará a tomar decisiones respecto a tu futuro, pero esa carta a un franquiciado era a eso, a un franquiciado y esta, que hoy te escribo, es un paso previo, es una carta que trata más de si quieres ser empresario, de si realmente quieres apostar por ti para crear tu futuro y, si es así, puedes hacerlo de dos formas distinta.

     1. Ser un empresario independiente.

     2. Convertirte en franquiciado.

Ambas son opciones válidas, pero ambas son realidades muy distintas:

Ser empresario independiente supone tener una idea, que la idea cubra una necesidad en el mercado, que esa idea se pueda materializar, que la materialización se pueda ejecutar y que esa ejecución pueda llevarte a obtener resultados y te adelanto, querido emprendedor, que te equivocarás, que sufrirás (ya sabes que sin sufrimiento, no hay salvación), que ser empresario es vivir en el filo de la navaja, es vivir una trepidante aventura de riesgo permanente en el que lo seguro es eso, precisamente el riesgo continuo. Pero chico, todo tiene un precio, si quieres libertad, si quieres decidir, si quieres arriesgar, si quieres apostar, si quieres ganar, si quieres equivocarte y aprender, no lo dudes, apuesta por ti, apuesta por ser empresario, apuesta por ser creador de riqueza y puestos de trabajo, aunque en muchas ocasiones, demasiadas, no serás reconocido, ni recompensado emocionalmente, por tu labor y por tu papel social y económico.

Situación distinta es ser franquiciado, sí claro, también correrás riesgos, pero mira lo que te digo, otro ya ha hecho una gran parte del trabajo por ti, el franquiciador te aporta la idea, contrastada con el mercado y con resultados, te podrás equivocar, pero será en menor medida y con poco sufrimiento, el franquiciador, tu ángel de la guarda, te ayudará en el bache, la marca y su imagen, te vendrá impuestas, pero tendrás un gran conocimiento de tus potenciales clientes, si te gusta la estrategia, juega al ajedrez, porque en la franquicia la estrategia te vendrá impuesta por tu franquiciador, tendrás muy poca libertad a la hora de tomar decisiones, casi todas serán impuestas, pero bueno eso tiene sus ventajas, te podrás centrar fundamentalmente en el negocio y generar rentabilidad y en qué tu cuenta de resultados sea positiva, porque, querido emprendedor, si eliges bien con la franquicia tendrás muchas posibilidades de éxito.

Si me pides consejo, qué te puedo recomendar yo… mi mejor consejo es que te mires en el espejo, seas honesto contigo mismo y, conociéndote como tú te conoces, decidas cuál es para ti la mejor opción. Si eres un mercenario y en cualquier guerra te sientes cómodo, apuesta por ser empresario independiente; sin embargo, si tu perfil es más de soldado que pertenece o quiere pertenecer a un ejército, apuesta por la franquicia, tendrás más logística, más apoyos y muchísimos más recursos; pero no olvides una cosa, en cualquiera de las dos situaciones eres un guerrero y, cada día, tienes que librar batalla en el libre mercado global que nos ha tocado vivir.

Tú decides…..

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies