CARTA A UNA PROFESIÓN FUNDAMENTAL EN NUESTRA ECONOMÍA: EL GRADUADO SOCIAL

Nunca olvidemos lo que somos los Graduados Sociales y, por tanto, el valor que aportamos a la sociedad…

Queridos compañeros de profesión, queridos Graduados Sociales:

Según dice la Wikipedia:

“Un graduado social es un asesor jurídico y económico en materia socio-laboral y empresarial. Experto en relaciones laborales, economía laboral y de la empresa, recursos humanos y en organización del trabajo y de la empresa, así como en materia de prevención de riesgos laborales. Perito en la rama social del derecho.

Es una de las tres profesiones jurídicas existentes en España, junto con la de abogado y procurador, legitimadas para la intervención en procesos judiciales, en el área del derecho laboral y de la Seguridad Social”.

Y profundiza en  relación a nuestra Profesión:

“El graduado social, una vez finalizados sus estudios universitarios, se incorpora obligatoriamente, si pretende ejercer como tal, al colegio profesional donde se encuentre ubicado su despacho profesional. Ya colegiado, se convierte en técnico en materias sociales y laborales y, como tal, estudia, asesora, representa, gestiona, todos aquellos asuntos relacionados con el Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social que le sean encomendados por particulares, empresas, administraciones y terceros.

(…)

Los Graduados Sociales son los titulados universitarios que más derecho del trabajo y de la Seguridad Social estudian en las universidades españolas y, en consecuencia son profesionales que poseen los conocimientos especiales de la técnica y de la ciencia jurídica laboral; son “Ius-laboralistas”, pues se dedican al ejercicio de la profesión jurídica laboral y al estudio de tal ciencia. Por todo, el graduado social es hoy en nuestra sociedad uno de los valedores de las actuaciones que se realizan en el complejo mundo de las relaciones laborales”.

Compañero, compañera, por favor, vuelve a leer los párrafos anteriores otra vez e interioriza todos sus términos porque eso es lo que somos,  y ahora, en este momento de crisis tan delicado, lo tenemos que tener más presente que nunca y con nuestras acciones, resolución de problemas, ayuda a los autónomos Y ayuda a las pymes, tenemos que ponerlo en valor porque una profesión tan digna, digno es que nos veamos y nos reconozcamos en ella, pero que los demás también lo sepan, la conozcan y la reconozcan. Siempre, pero ahora más que nunca, en este tiempo de desasosiego, tensión y no saber con qué buena nueva nos va a “sorprender” cada día este Gobierno, se hace más patente la integridad, dignidad e interés del cliente que se recogen los principios fundamentales, en su artículo 2, en nuestro Código Deontológico que fue aprobado en Madrid por el pleno de 5 de febrero de 2010 del Consejo General de Colegios oficiales de Graduados Sociales de España:

“(…)

  • Integridad. El Graduado Social debe ser éticamente íntegro, veraz, leal y diligente en el desempeño de su función.
  • Dignidad. El Graduado Social debe actuar conforme a las normas de honor y de dignidad de la profesión.
  • Interés del cliente. El Graduado Social debe defender con diligencia los intereses de su cliente, incluso cuando éstos resulten contrapuestos a los suyos propios, a los de un colega o a aquéllos de la profesión en general.

(…)”

Nunca olvidemos lo que somos y, por tanto, el valor que aportamos a la sociedad, porque somos:

  1. La interlocución de las pymes y los autónomos con la Administración Pública.
  2. Los que resolvemos los problemas del día a día de nuestros clientes.
  3. Y, cómo no, los que resolvemos las “las papeletas” a la Administración Pública.
  4. “Los responsables” sobre todo lo que se haga ante la Administración Pública, de que todo salga bien cuando tramitamos y gestionamos los asuntos de nuestros clientes.
  5. En muchas ocasiones, el paño de lágrimas y los psicólogos de nuestros representados. (Y lo hacemos con gusto).
  6. El mejor garante de la Justicia Social en el mundo empresarial.
  7. Los que ayudamos a que autónomos y pymes sigan trabajando, día a día, centrados en sus negocios, mientras nosotros nos ocupamos de la parte más técnica para que no tengan problemas con la Administración.
  8. Los héroes que tenemos, permanentemente, la espada de Damocles (Amenaza Persistente de Peligro) de la Administración sobre nuestra cabeza.

El Graduado Social garante de Justicia Social

 

Bueno, nosotros somos conscientes de lo que somos porque lo “estudiamos”, lo vivimos y, sobre todo, lo sentimos cada día en cada poro de nuestra piel, ahora más que nunca…Ah! Se me olvidaba, también SOMOS PERSONAS, característica del Graduado Social que parece que se le ha olvidado al Gobierno porque nosotros también enfermamos, también tenemos familia, también tenemos que pagar nuestras facturas y gastos de estructura y funcionamiento de nuestros despachos, también tenemos que pagar sueldos a nuestros equipos de personas, también somos una pyme, también….

Los sanitarios de este país están haciendo una labor encomiable junto con otros colectivos y junto a la sociedad civil que están haciendo que, ante la incompetencia de este Gobierno, la crisis esté más “controlada”, son muchos los héroes anónimos que se están dejando la piel y, desgraciadamente, su vida por salvar la de los demás en esta maldita crisis, y vaya mi reconocimiento por delante. Ahora nos estamos dando cuenta que todos somos necesarios, algunos más que otros y muchos imprescindibles y fundamentales. Espero que la sociedad española aprenda está lección de vida que, de otra forma, sería imposible aprender. Nosotros los Graduados Sociales de España también estamos aportando nuestro granito de arena para que la sangría de los autónomos y las pymes no salga a borbotones y algo se pueda controlar, pero difícil, muy difícil nos lo están poniendo.

Por eso, compañero, compañera hoy me acuerdo de ti, de nosotros, de todos nosotros que estamos sufriendo nuestro particular Estado de Alarma y no nos queda otra que seguir luchando contra viento y marea, contra la espada de Damocles de la Administración, contra el sinsentido del Gobierno, contra el COVID-19, contra una película de terror que nos está imponiendo este Gobierno sin tenernos en cuenta ni a nosotros, ni a nuestros clientes; en esta película nuestro papel no es secundario y esperemos que tenga un final medio feliz, porque la pinta que tiene este largometraje no me consuela.

Por último, desde ahora y para después de esta crisis, NO OLVIDEMOS QUIÉNES SOMOS, no olvidemos qué hacemos cada día, no olvidemos que en la maquinaria de la economía somos una pieza fundamental que si se rompe, la máquina deja de funcionar, no olvidemos el valor que aportamos y, sobre todo, no olvidemos recuperar ese valor. ¿Cuánto vale lo que estamos haciendo? ¿Quién nos lo va a pagar?…

Recibe mis ánimos, mi fuerza, mi identificación contigo y ten claro que soy un aliado tuyo en esta batalla contra el sinsentido. Seguimos….

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies