Etiquetas: , , ,

Franquiciador, cuida a tus “hijos” (franquiciados) y ellos cuidarán de ti…

Empresario-franquiciador, tu empresa, desarrollada en franquicia la están haciendo crecer contigo tus mayores valedores, tus “hijos” franquiciados, y tú, como un buen padre, tienes que cuidar de ellos para que ellos también cuiden de ti y el día de tu “jubilación” sean tus “hijos” los que hagan que tu marca tenga futuro y continuidad en el tiempo.

Como todo buen padre, tienes que enseñar a tus hijos y una de las mejores herramientas que tienes a tu disposición, como franquiciador, es la FORMACIÓN.

Formar es enseñar, formar es ayudar, formar es transmitir métodos, sistemas, cultura y valores, formar ayuda a construir un negocios con cimiento sólidos y todos estos elementos son necesarios para la franquicia y todos sus implicados: franquiciador, franquiciados y empleados de ambos. Porque si queremos que nuestros “hijos” sean hombres de provecho y que el resultado de sus actuaciones sea positivo y potente empresarialmente hablando, es imprescindible la formación/capacitación permanente.

La formación, en general, es una inversión y en la franquicia, en particular, es una de las mejores herramientas que posee este sistema de expansión y desarrollo empresarial para que la marca crezca y perdure en el tiempo.

“Aprender un negocio” requiere tiempo y dedicación y el resultado de ese aprendizaje debe ser realista con las necesidades del propio negocio. El famoso saber-hacer es el ADN de la efectividad y éxito de la franquicia y de todos sus franquiciados y es ese saber-hacer y su correcta ejecución el que, con paciencia, formación y capacitación, dará confianza en la gestión a los franquiciados e indirectamente, posibilitará crecimientos exponenciales en la enseña.

En este siglo XXI del cambio y la adaptación permanente, la formación no puede, ni debe terminar, no puede tener fin, el mercado cambia, sus necesidades cambian, y ante esos cambios los solucionadores de los problemas de los clientes (empresari@s y en este caso franquiciadores) deben prepararse para responder a esos problemas entregando las mejores soluciones al mercado.

Y qué formatos la empresa franquiciadora puede y debe utilizar:

       – La asistencia continuada a los franquiciados transmitiendo y actualizando conocimientos permanentemente.

       – Cursos y seminarios “ad hoc” de reciclaje continuo.

      – Congresos anuales de franquiciados para que todos los “hijos” se reencuentren y sepan cómo les va la vida a los demás: situación del mercado, número de franquiciados, nuevos productos/servicios, nuevos objetivos, nuevas alianzas y proveedores, facturación del grupo, etc.

      – Encuentros periódicos recurrentes sobre temas concretos y necesarios para red.

Queda claro que la mejor herramienta de transmisión de conocimientos y creación de cultura empresarial es la formación y, en el sistema de franquicia, por sus especiales características es una palanca fundamental para el avance y desarrollo de los “hijos” franquiciados.

El Valor de la Formación, el mejor activo para la franquicia.

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies