Etiquetas: , , , ,

Inducción inversa = Consecución de objetivos

Para alcanzar las metas y objetivos que nos proponemos debemos “mirarlos” desde otras perspectivas y analizar cuál es el proceso que se debe seguir para que se conviertan en realidad y que la frustración no acabe con las ilusiones profesionales o personales.

Se estarán preguntando qué significa el título de este post porque así, tal y como se expresa, a priori, se entiende más bien poco, no obstante, puede que haya despertado su interés. Bueno, vamos a ello, les explico.

Conseguir las metas y objetivos planteados es algo que todo empresario, directivo, empleado o, incluso a nivel personal, todos queremos lograr pero, en demasiadas ocasiones, no se logran alcanzar porque planteado el objetivo no se sabe cuál es el próximo paso que se debe dar. Hagan sino la prueba. Esto suele ocurrir porque la distancia desde donde se está hasta donde se quiere llegar, suele ser amplia, principalmente en objetivos alcanzables pero retadores y a causa de esta lejana distancia se puede llegar a abandonar la acción de trabajar para alcanzarlos. Ya digo que esto puede pasar y pasa tanto a nivel profesional como personal.

Si nos basamos en una Ley del Liderazgo que dice que hay que pensar primero en las reacciones que se desea suscitar en las personas y luego determinar las acciones que se deben llevar a cabo para incrementar las probabilidades de provocarlas y lo extrapolamos al supuesto de alcanzar objetivos, es decir, se alejan de la forma natural de hacer las cosas y lo hacen mirándolas desde otra perspectiva, entonces el planteamiento a realizar pasa por pensar en el deseado objetivo final y qué se necesita hacer para lograrlo y como ya se ha comentado que no se tiene claro cuál es el próximo paso a dar, hay que centrarse en cuál es el último paso a dar, que se puede hacer para llegar hasta él y colocarse, así, a un solo paso de la meta final.

Como se puede comprobar esto cambia totalmente la perspectiva y el proceso estratégico pero visto así, se consigue estar más seguro de lo efectivo que será el último paso que del siguiente, porque al estar más cerca del objetivo final, es mucho más sencillo saber cuál tiene que ser el último paso; pero es que, además, si se puede llegar a una fase en la que de verdad se esté a un paso del objetivo final, conseguirlo es muy probable.

Ahora creo que se puede entender mucho mejor el concepto de inducción inversa para conseguir objetivos, es decir, empezar por el final desde donde se quiere llegar y, poco a poco, plantear retroceder hasta el principio, eligiendo el primer paso de forma lógica que establezca el siguiente, y este a su vez el siguiente, y así sucesivamente.

Me refiero en realidad a “desandar el camino” que se ha tenido que recorrer para alcanzar el objetivo trazado:

  1. OBJETIVO ALCANZADO
  2. Paso inmediato anterior al objetivo alcanzado.
  3. Paso inmediato anterior al siguiente.
  4. Paso inmediato anterior al siguiente.
  5. ………..
  6. ………..
  7. Inicio del planteamiento del objetivo a alcanzar.

Así que ya saben, induzcan inversamente para alcanzar sus objetivos…

(Post basado en dos autores J. Keith Murnighan y María López Herranz)

José Ángel Morales Medrano                                                                                                        Socio – Director                                                                                                                                Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies