Etiquetas: , ,

La necesidad de conocer, estudiar y analizar a nuestra competencia empresarial.

 

¿Es necesario estudiar y analizar a la competencia? Desde Musashi entendemos que es vital, aunque no debe convertirse en una obsesión, sino que debe ser una tarea a realizar de forma preliminar a iniciar una actividad o de forma periódica para empresas en funcionamiento. Analizar a la competencia permite a las empresas disponer de una fuente extraordinaria de conocimiento, aprendizaje y reflexión que no hay que desaprovechar.

Con muchos de nuestros clientes, cuando hemos realizado Estudios con el objetivo de analizar a sus competidores, los resultados son totalmente diferentes a lo que ellos pensaban previamente. Y es que no disponer de datos objetivos es lo que tiene, se piensa una cosa, la realidad puede ser otra, la preocupación es por algo quizás inexistente y al final se trata de algo más que un asunto de percepción emocional, perdiéndose la oportunidad de aprender y mejorar conociendo cuál es y qué hace nuestra competencia.

Como siempre decimos desde nuestra firma, de la competencia debemos ocuparnos, no preocuparnos. Las empresas deben ocuparse de saber dónde está y qué hace la competencia, de tal forma que puedan aprender de los aciertos y de los errores de la misma. ¿Y cómo se consigue conocerla? Pues muy sencillo, se debe analizar de forma objetiva y periódica y extraer la información necesaria y concisa que se crea necesaria.

Cuando se hace un Estudio de la Competencia, se ha de tener claro qué queremos saber, puesto que no en pocas ocasiones los clientes “divagan” un poco sobre información que les gustaría disponer pero que realmente no les sirve para casi nada.

Hay que tener en cuenta que esto se debe hacer de forma periódica, sobre todo teniendo en cuenta que el entorno y la propia competencia cambian de forma muy rápida y la información de hace 2 años quizás esté obsoleta. Dependiendo del sector de actividad, recomendamos analizarla al menos de forma anual, aunque este análisis no se haga de forma muy “profunda” cada año, sino que debe ser una cuestión sencilla y rápida de hacer. Quizás con una periodicidad de 2-3 años sí que sea necesario hacer un Estudio más pormenorizado, puesto que quizás se hayan producido cambios importantes o bien hayan entrado nuevos competidores en el mercado.

Lo primero es identificar de forma clara cuáles son los competidores, teniendo claro que habrá algunos principales y otros secundarios. Esto es vital, puesto que si no elegimos bien a quién estudiar y analizar, los resultados pueden ser “engañosos” o no aportar la información que necesita la empresa.

Por otro lado, también hay que identificar los factores a evaluar, esto es, qué necesitamos saber. Pueden ser datos objetivos (volumen de ventas, facturación, clientes, nº de delegaciones, nº de empleados, etc.) y otros que no son cuantificables (marca, asistencia técnica, fuerza de ventas, avances tecnológicos implantados, etc.). Por otro lado, de todos estos datos se podrá realizar una valoración cuantitativa y otra cualitativa, donde las fuentes de información pueden ser múltiples (publicaciones, investigaciones y observación, encuestas, etc.).

Como he dicho anteriormente, las empresas deben conocer a sus competidores y saber cuál es su posicionamiento con respecto a los mismos en cada uno de los factores analizados, de tal forma que, comparándose con cada uno de sus competidores principales, se pueda conocer cuáles son las ventajas y las desventajas existentes y poder corregir o mejorar aquello que se estime oportuno partiendo de una información fiable.

Javier Artacho Reboso
Socio – Director
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies