Etiquetas: , ,

LOS VALORES DE TU EMPRESA: LA REALIDAD DE TU “CULTURA EMPRESARIAL”: 2ª Y ÚLTIMA PARTE

Con mi primer post sobre los Valores Corporativos te introduje en ellos como elementos esenciales que dan sentido a la Cultura y a la vida organizacional de cualquier empresa, de tu empresa.

Con este nuevo post  profundizaré en ellos y espero que no seas de esos empresarios/as que tienen poca confianza en este concepto de Cultura Empresarial porque es necesario que seas consciente de su importancia tanto teórica, como práctica ya que todo lo que ocurre en tu empresa, para bien o para mal, DEPENDE DE SU CULTURA. Además, existe una muy estrecha y directa vinculación entre el tipo de cultura existente en una empresa y su capacidad para afrontar, de forma eficaz y eficiente, una situación de crisis externa o interna.

Ten en cuenta que la cultura de la empresa lo conforma el conjunto de normas, valores y formas de pensar y, por lo tanto de actuar, que determina el comportamiento de las personas que trabajan en la empresa, es esa famosa frase que oímos en muchas compañías: la forma en que hacemos las cosas aquí”. Es, en definitiva, la forma en que una empresa: es, está y hace (ser, estar, hacer).

Precisamente por la Cultura Empresarial empresas que son de la misma nacionalidad, operan en la misma área de negocios y mercado, tienen la misma estructura organizativa, ofrecen los mismos productos o servicios y compiten muy de cerca en sus cifras de negocios, muestran, sin embargo, diferencias muy importantes en la forma en que hacen las cosas.

Ejemplos tenemos a raudales:

Comercios.

Hoteles.

Bancos.

Restaurantes.

Compañías de seguros.

Asesorías.

Peluquerías.

Etc.

Elementos que integran la cultura

Para entender mejor la cultura empresarial veamos los elementos que la integran:

Elementos básicos

Son los elementos más profundos de la cultura de la empresa:

Su historia.

Sus valores.

Sus creencias.

El entorno en el que se desarrolla.

La personalidad de sus directivos.

Elementos implícitos

Son visibles y se perciben fácilmente aunque no se hagan de forma voluntariamente explícita, pero tiene una fuerte influencia en la forma en que se hacen las cosas en la empresa. Son los siguientes:

Comportamientos.

Costumbres.

Procesos de gestión.

Normas de actuación.

Estrategias y tácticas que se utilizan.

Historias y anécdotas de la propia empresa.

Líderes considerados “héroes” en la empresa.

Elementos explícitos

Son aquellos que se gestionan de forma voluntaria por niveles directivos de la empresa con el fin de consolidar o modificar los demás elementos de la cultura:

Imágenes/Símbolos que se pueden utilizar para representar el valor que le atribuye la empresa a determinadas actuaciones: reconocimientos, imagen corporativa, premios, incluso la decoración de las instalaciones.

Protocolos y rituales como eventos repetitivos que se usan para transmitir los valores fundamentales de la empresa como pudiera ser la evaluación del personal o los ascensos.

Eventos y acontecimientos, como pueden ser convenciones, aniversarios, etc.

Comunicaciones, es decir, aquellas actividades que formalmente realiza la empresa entre su personal para difundir los valores, objetivos, estrategias, tácticas, etc. que se materializan en boletines internos, revistas corporativas, etc.

Como puedes comprobar todos estos elementos están presentes en las empresas y tienen efectos prácticos en el trabajo diario, formando un sistema integrador que se manifiesta de distintas formas. Todos los elementos a los que hemos hecho referencia de la cultura de la empresa se interrelacionan, interaccionan unos con otros y se influyen, condicionan y modifican de forma recíproca siendo fuertemente interdependientes.

Al final la cultura influye decisivamente tanto en las relaciones externas, como internas de la empresa. En relación a las relaciones externas las respuestas culturales de la empresa influyen en:

Posicionamiento en el mercado.

Relación con los competidores.

Decisiones sobre objetivos y políticas de organización.

Relaciones con las instituciones públicas.

Importancia de los clientes.

Actitud ante la innovación.

Etc.

Y desde el punto de vista interno la cultura que influyen en:

Las formas de comunicación de las personas en la empresa.

Organización jerárquica.

Estilos de dirección.

Distribución del poder.

Retribución al personal.

Criterios para seleccionar, contratar, promover y despedir a las personas.

Etc.

Vemos, por tanto, como al final se generan una serie de normas de actuación que permite a la empresa responder de coherente, unificada y sistemática ante los continuos retos que se tiene que enfrentar tanto de forma externa, como interna. Esto hace que se hagan las cosas de una forma concreta en la empresa y que esa forma concreta de hacer las cosas en la empresa, SE CONVIERTA EN SU CULTURA.

La Cultura de la Empresa condiciona y determina definitivamente todas las decisiones que se adopten en cualquier parte de sus procesos de gestión. La Cultura afecta a su sistema de planificación, dirección, de organización y de control.

Te invito a que reflexiones sobre tu empresa y busques en las actuaciones de vuestro día a día todos estos elementos, verás como los vas a encontrar y comprobarás como ellos conforman la CULTURA DE TU EMPRESA aunque tú no lo hayas decidido así.

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies