Etiquetas: , ,

NO UTILICES EL PITO PITO GORGORITO PARA ELEGIR UNA FRANQUICIA

La decisión de convertirse en empresario determina el futuro de una persona, es apostar por uno mismo y construir un futuro en el que las posibilidades de crecer y desarrollarse, profesional y empresarialmente, dependen exclusivamente de la persona. Algo importante es saber si el perfil de la persona reúne las características para ser empresario, pero este no es el fin de este post.

Una vez decidido que uno se ganara la vida creando empleo y riqueza es necesario tomar otra decisión no menos importante, ¿me hago empresario independiente? ¿Me asocio a una marca de reconocido prestigio? ¿Monto una franquicia? Si, finalmente, la decisión es integrarse en una franquicia, es necesario saber escoger la franquicia con la que me voy a “casar”. Para ello recomiendo tener en cuenta una serie de cuestiones:

  • Buscar un sector producto/servicio con el que sentirse identificado. Ser empresario requiere una inversión de tiempo importante, por eso, es mejor invertir ese tiempo en algo con lo que sentirse identificado y que nos motive.
  • Decidido el sector, hay que comprobar qué opciones hay en el mercado y, apostar por la más rentable, al fin y al cabo, estamos creando una empresa y lo que buscamos es ganar dinero.
  • Considerar con qué capital se cuenta y qué cantidad de inversión requiere la franquicia en la que, a priori, queremos invertir. Es conveniente evitar correr aventuras demasiado arriesgadas si no contamos con la inversión que podamos abordar.
  • El perfil del emprendedor que se integra en una franquicia influye en su éxito, sus conocimientos, su experiencia, sus capacidades de superación y resiliencia; una franquicia por muy buena marca que sea, no funciona sola, hay que gestionarla adecuadamente y tener la paciencia empresarial de empiecen sus números a sonar rentables. En dos días no se conquistó Roma.
  • Una vez tomada la decisión de invertir en una enseña determinada hay que estudiarla y analizarla: ¿cuándo se creó? ¿cuántos puntos de venta tiene abiertos? ¿qué números reales tiene? (el registro mercantil es un buen lugar para obtener información) ¿cuál es su modelo de negocio, cómo funciona? ¿qué opinan los franquiciados que están integrados en la red? ¿cuál es su mejor localización en un entorno geográfico concreto? ¿qué proyecto de futuro tiene? ¿qué servicios presta a los franquiciados? ¿qué formación ofrece? ¿qué derechos y obligaciones están reflejados en el contrato de franquicias? Etc.
  • Las condiciones de renovación son fundamentales. Si invertimos en una franquicia rentable, con la que nos sentimos identificados, y tiene un proyecto de largo recorrido, es un negocio que nos permite estar construyendo nuestro futuro, es importante saber de inicio qué proyección empresarial se tiene con la enseña y las posibilidades reales de renovación permanente; e incluso de apertura de nuevos puntos de venta.

Los anteriores elementos son la punta de iceberg para invertir en un sector que está en nuestro mercado desde los años 90 y que ha venido para quedarse. Nuestra recomendación es estar acompañado en todo este proceso y análisis por profesionales con experiencia que ayuden a tomar las mejores decisiones porque lo que está en juego es el futuro del emprendedor y rodearse de profesionales para no equivocarse es la mejor garantía de éxito.

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies