Etiquetas: , , ,

¿Sabe cuánto le cuesta tener contratado a un empleado?

Conocer el coste que le supone a una empresa tener contratado a un trabajador, no solo el salario, sino también los costes de seguridad social, ayudará a gestionar mucho mejor a los empresarios su política de recursos humanos, pudiendo reducir costes innecesarios si se conoce también cuándo es necesario disponer de mano de obra en determinadas horas del día.

A las preguntas de, ¿sabe cuánto le cuesta un trabajador en cómputo mensual? y ¿sabe cuándo se concentra la mayor parte de las ventas en su empresa en el día?, por lo general la respuesta es afirmativa, es decir, nos suelen contestar que sí. Si profundizamos un poco, y le preguntamos al empresario que cómo lo tiene medido, la respuesta suele ser la misma, y es por intuición.

En Musashi nos encontramos de forma bastante habitual que las empresas tengan trabajadores contratados sin saber realmente cuáles son los costes mensuales que le suponen, y mucho menos, qué horario y jornada de trabajo pueden necesitar en función de las necesidades de atención a clientes.

Hay veces que cuando una empresa decide incorporar a una nueva persona, se contrata un mayor número de horas de las que realmente son necesarias, y esto suele ocurrir porque las empresas no tienen ningún tipo de indicador que les diga cuándo se realiza el mayor número de ventas, especialmente en las actividades de comercio, lo que les hace soportar unos costes sociales que se podrían minorar si se “apuntase” mejor. Con esto no quiero ni mucho menos dar la sensación de que las empresas no contraten a personal, sino que lo que trato es de hacer ver a las pymes que pueden ahorrarse un dinero si conocen verdaderamente las necesidades de mano de obra que pueden tener.

Como ejemplo, hace unas semanas estaba hablando con una clienta y me decía que estaba soportando unos costes demasiados elevados y que había horas en las que no se vendía nada. Le pregunté si sabía cuáles eran esas horas, y a modo de orientación, me dijo que abrían la tienda a las 10:00 h y que por lo habitual (intuición), no empezaban a entrar un cierto número de clientes antes de las 12:00 h. Sin embargo, a las 10:00 h tiene en la tienda a 3 trabajadores, que verdaderamente, me decía que “limpiaban sobre limpio”, “ordenaban lo que ya estaba ordenado” y que “no sabía qué funciones encomendarles. Lo mismo pasaba con otra franja horaria de la tarde de otras 2 horas.

Le pregunté si durante esas horas “muertas” con 1 ó 2 personas podría atender a los clientes que normalmente van a su tienda, y la respuesta fue la siguiente: “seguro que sí, pero tengo miedo a que si se mete una bulla algún cliente se me queje”. No voy a entrar a debatir si verdaderamente es más beneficioso ahorrar costes fijos que en la gran mayoría de las ocasiones no se necesitan o que un cliente, de forma muy excepcional, se pueda quejar del servicio que se ofrece. A esta respuesta le hice otra pregunta: Si con 3 personas actualmente trabajando se te queja un cliente porque ha tenido que esperar un poco ¿Vas a contratar a otra más para poder atender a esos clientes?, la nueva respuesta fue sencilla: “no, no me lo puedo permitir”.

Independientemente de que en este caso concreto, parece que la empresa conoce bien cuándo se concentra el mayor número de clientes, hay que disponer de unos datos objetivos, de tal forma que se analicen y ayuden a los empresarios a tomar decisiones.

Existen programas de gestión donde se recogen informes que pueden ayudar a las pymes, lo mismo que hacen las grandes empresas, a conocer con mayor detalle cuando se realizan el mayor número de ventas, es decir, las mayores puntas de trabajo, lo que ayudaría a estas empresas a saber cuándo verdaderamente necesitas un mayor número de trabajadores y cuándo puede ser que no sea necesario disponer de uno o varios trabajadores, pudiendo contratarlos por un menor número de horas.

Otra de las opciones, siempre que se pueda porque tengas ciertos departamentos “activos” se puede asignar nuevas funciones al personal contratado, como por ejemplo, manejo de redes sociales, comunicación y marketing, o cualquier otra posible función que pueda realizar y que le ayude a la empresa a mejorar sus ventas.

Sabemos que muchas veces, por tener a una persona durante una o varias horas sin que esté realizando sus funciones principales, pueden suponer un coste efectivo para las empresas y hay que asumirlo, el problema viene cuando se realiza de manera reiterada, ya que en ese caso la empresa está pagándole a un trabajador cuando verdaderamente no demanda sus servicios.

Desde Musashi ayudamos a estos comercios o pequeñas empresas a gestionar mejor su negocio, analizar cuando tienen esa punta de trabajo y ayudarles a decidir cómo mejorar sus relaciones laborales, de tal forma que el ahorro de personal y en general, de costes sociales, se reduzca, lo cual puede ayudar a garantizar la viabilidad de la empresa.

Javier Artacho Reboso
Socio – Director
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies