Etiquetas: , , , , ,

Situación que impide pagar a los empleados lo que estipula el convenio colectivo. Descuelgue del Convenio, Descuelgue Salarial.

Cuando en Musashi escuchamos a clientes u otras empresas que nos dicen que la situación actual les impide abonar a las personas trabajadoras el salario establecido en el convenio colectivo de aplicación, les asesoramos sobre la posibilidad legal que existe de aplicar alguna de las medidas de flexibilidad interna en las empresas, y una de ellas es el conocido como “Descuelgue del Convenio Colectivo”.

El procedimiento de descuelgue salarial es el más común actualmente, pero puede aplicarse respecto a las condiciones de trabajo:

  1. 1. Jornada de trabajo.
  2. 2. Horario y la distribución del tiempo de trabajo.
  3. 3. Régimen de trabajo a turnos.
  4. 4. Sistema de remuneración y cuantía salarial.
  5. 5. Sistema de trabajo y rendimiento.
  6. 6. Funciones, cuando excedan de los límites previstos para la movilidad funcional.
  7. 7. Mejoras voluntarias de la acción protectora de la Seguridad Social.

En este sentido, y dentro de las distintas iniciativas que puede llevar a cabo una empresa, es la de la posible modificación del sistema de remuneración y cuantía salarial, es decir, una posible “adecuación de salarios” que le permita garantizar la viabilidad presente y futura de la empresa, puesto que de lo contrario, si la empresa no toma decisiones estratégicas de forma urgente, la viabilidad de la empresa no estará garantizada y quizás se tengan que tomar otras medidas que perjudiquen aún más a las personas trabajadoras.

Las causas que justifican un procedimiento de descuelgue:

Causas económicas, se entiende que concurren cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si durante tres trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Se entiende que concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.

Por todo ello, cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, por acuerdo entre la empresa y la representación de las personas trabajadoras legitimadas para negociar un “descuelgue de convenio colectivo”, se podrá proceder, previo desarrollo de un periodo de consultas, a inaplicar, entre otras materias, el sistema de remuneración y cuantía salarial previsto en el convenio colectivo aplicable, sea este de sector o de empresa.

En representación de las personas trabajadoras estarán legitimadas para negociar la RLT (Representación legal de las personas trabajadoras) y en ausencia de ésta, una comisión Ad-Hoc de un máximo de 3 miembros integrada por personas trabajadoras de la propia empresa y elegida por éstas democráticamente.

El acuerdo para realizar un descuelgue de convenio colectivo deberá ir precedido de un período de consultas de duración no superior a quince días, que versará sobre las causas motivadoras de la decisión empresarial y la posibilidad de evitar o reducir sus efectos, así como sobre las medidas necesarias para atenuar sus consecuencias para las personas trabajadoras afectadas.

Las partes deberán negociar de buena fe, con vistas a la consecución de un acuerdo. En caso de desacuerdo durante el periodo de consultas, cualquiera de las partes podrá someter la discrepancia a la comisión paritaria del convenio. En el caso de que ésta no alcanzara un acuerdo, las partes podrán recurrir a los procedimientos que deben establecerse en los acuerdos interprofesionales para solventar así las discrepancias surgidas en la negociación e incluso el compromiso previo de someter las discrepancias a un arbitraje vinculante.

En caso de que el periodo de consultas finalice con acuerdo, se presume que concurren las causas justificativas de la decisión y solo podrá ser impugnado ante la jurisdicción competente por la existencia de fraude, dolo, coacción o abuso de derecho en su conclusión.

Cuando el periodo de consultas finalice sin acuerdo, cualquiera de las partes podrá someter la solución de las discrepancias a la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos o a los órganos correspondientes de las comunidades autónomas en los demás casos.

De cualquier forma, y si su empresa está en alguna de las situaciones descritas previamente, puede entrar en contacto con nosotros y le podremos ayudar en todo lo que estime conveniente.

Javier Artacho Reboso
Socio – Director
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies