TRES ELEMENTOS CARACTERÍSTICOS DE LA FRANQUICIA: INNOVACIÓN, CUANTIFICACIÓN E INSTRUMENTACIÓN

Cuando un empresario apuesta por desarrollar su empresa a través del Sistema de franquicia, en definitiva, está apostando por innovar y este es el primer elemento de su apuesta por el crecimiento de su empresa.

De esta forma está activando la capacidad de crear lo que su empresa podrá llegar a ser. Está volviendo a lidiar con su capacidad de riesgo pero propiciando nuevas oportunidades de negocio que puede aprovechar. El primer ejercicio que ese empresario hace es ver mentalmente el resultado y trabajar activamente para convertir ese objetivo estratégico en realidad. Pero la innovación sin cuantificación es arriesgada, la cuantificación es el segundo elemento de su estrategia de crecimiento. Hasta que no se cuantifica la innovación solo se percibe, pero no se materializa realmente. Para cuantificar su innovación es necesario tener claro:

          Por qué se hace lo que se hace.
          Para quién se hace.
          Por qué se utiliza el sistema de franquicias.

El empresario innovador que utiliza el sistema de franquicias para crecer vuelve a crear sobre su empresa de éxito, puliendo el conocimiento definitivo que le otorgue resultados expansivos. Y ese conocimiento va convirtiendo a la empresa en una organización inteligente avalada por sus resultados en la realidad del mercado. La inteligencia de negocio del sistema de franquicia va definiendo la realidad de la empresa y está soportada por los resultados positivos de su cuenta de resultados.

Esa realidad de la empresa se va creando en unas condiciones concretas de tiempo y de cantidad, condiciones que se pueden registrar para poder repetirlas y obtener los mismos resultados, reproduciendo el mismo proceso en momentos posteriores. La relación de hechos o serie de hechos, que son el resultado de las mismas acciones, es lo que denominamos cuantificación, que es fundamental para que la innovación tenga sentido de cara a los resultados del día a día que hay que alcanzar.

Este modelo de negocio, esta organización del trabajo en un sistema replicable de forma que se consigan los resultados que se desean, cuando se desean y exactamente como se desean es lo que denominamos instrumentación de la empresa, tercer elemento y base fundamental para el desarrollo e impulso del Sistema de Franquicias. Aunque parezca mentira la instrumentación, la organización del trabajo en sistemas replicables no está lo suficientemente valorada, sobre todo porque se ha instalado en “la mente del mundo empresarial” que las personas son el activo más importante, pero en realidad, en el Sistema de Franquicias son los procesos y no las personas las que distinguen a las enseñas excelentes.

Eso no significa que las personas no sean importantes y, en muchos casos, fundamentales, lo que significa es que es necesario concretar en las empresas (y por eso las franquicias funcionan) cómo las personas consiguen resultados y repetirlo para que las empresas y franquicias sean consistentes y se afiancen en el mercado. Y esto se consigue analizando y perfeccionando los procesos por los que las personas en las franquicias consiguen resultados superiores. Con procesos y sistemas “inteligentes” se consiguen beneficios sobre la inversión muy superiores a los que puede conseguir una sola persona. La instrumentación rebaja la importancia que se vuelca sobre las personas porque pone el énfasis en el cómo se hace y no en quién lo hace.

Hay que pensar que si basamos nuestra empresa en las personas, los activos de nuestra empresa se marchan a sus hogares cada tarde, mientras que si basamos nuestra empresa en los sistemas y procesos, los activos se quedan y permanecen siempre en la empresa.

El empresario tiene que estar permanentemente buscando el mejor sistema para producir resultados de forma regular y sistemática; por eso, la instrumentación dota de mayor efectividad a las personas, siendo la clave para construir una empresa de alto rendimiento, con una ventaja muy clara sobre las empresas de la competencia y esto lo sabe hacer muy bien el Sistema de Franquicias.

Por tanto, podemos concluir que las franquicias obtienen resultados porque son organizaciones verdaderamente inteligentes, con identidad propia, con marca y con sistemas efectivos de hacer las cosas que las diferencia del resto de empresas. Y la innovación, cuantificación e instrumentación son tres palancas del éxito de este Sistema.

¿Todavía no te has convencido de convertir tu empresa en una franquicia?

¿Todavía no te has decidido a convertirte en empresario a través del Sistema de Franquicias?…

 

José Ángel Morales Medrano
Socio – Fundador
Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies