Etiquetas: , ,

Valores corporativos: el mejor valor económico

Si tenemos valores, creemos en ellos y los practicamos, los resultados positivos no se hacen esperar. Crear una identidad corporativa, comprometida y con personalidad, depende de cada una de las personas que hacen la empresa cada día, eso sí que es crear una marca de referencia.

Iniciamos un nuevo año: nuevas ilusiones, nuevos objetivos, nuevos proyectos, nuevos clientes, ¿nuevos valores? Los valores son atemporales y muchos de ellos están expresados en multitud de páginas web de la mayoría de las empresas y quedan muy “decorativos” y muy bien por lo que cada uno de ellos representa; pero ya saben que “el papel lo soporta todo”.

Los valores orientan nuestra conducta en la empresa y en base a ellos decidimos como actuar ante las diferentes situaciones que se plantean en nuestro día a día empresarial. Los valores tienen que ver con los efectos que tiene lo que hacemos en la empresa, en las otras personas, en la sociedad y en nuestro medio ambiente. Los valores, por tanto, practicados tienen influencia positiva en nuestro entorno más inmediato, la cuestión es ¿realmente se practican esos valores?

De forma general, la sociedad tiene que recuperar muchos valores perdidos por el camino del “avance” de nuestra cultura de los siglos XX y XXI, muchos valores atemporales que, por determinados intereses, han pasado a formar parte del sueño de los justos.

Practicar los valores es, primero, creer en ellos, segundo, pensar activamente en ellos a la hora de tener que aplicarlos y, tercero, aplicarlos. En el día a día de la empresa se presentan infinidad de situaciones críticas, en todos los ámbitos, que nos invitan tomar decisiones para solucionar problemas o para alcanzar determinadas metas y si se reacciona de forma rápida y que no se ajusta a los valores, además de causar el posterior arrepentimiento, esas decisiones pueden traer graves consecuencias. Por tanto, ante las decisiones que se vayan a tomar, es importante pararse a pensar si realmente están alineadas con los valores de nuestra empresa y las consecuencias que esas decisiones van a tener en la misma.

Los valores empresariales tiene que estar presentes y tenemos que hacerlos presentes entre todos los miembros de la empresa para que cuando se tomen decisiones saber realmente qué nos guía y qué es importante tener en cuenta. Hay que hacer presente la conciencia colectiva corporativa respecto a los valores para que, poco a poco, vayan penetrando también en la conciencia individual y pasen a formar parte del ADN de la compañía. Si las personas en las empresas son conscientes y viven sus principales valores, resultará mucho más difícil incumplirlos sin darse cuenta.

Si cada persona actúa en su empresa según los valores establecidos influenciará al resto de compañeros que, cuando no estén seguros de cómo actuar ante una situación concreta, se fijarán en los que sí practican los valores y seguirán sus pautas. Por eso es importante practicar los valores, porque influenciarán a su entorno haciendo que esa práctica se convierta en un hábito y ese hábito desemboque en una forma positiva de hacer empresa. La empresa también sirve para educar en valores.

Las empresas del siglo XXI deben estar totalmente comprometidas con los valores que propugnan y compartirlos haciendo partícipes de ellos a todas las personas que trabajan en la compañía. Pero para que esos valores sean una realidad palpable, sólo existe una forma de implantarlos: practicando, practicando y practicando.

En las empresas los valores tenemos que hacerlos presentes, practicándolos y viviendo en concordancia con ellos, esta práctica dará sentido a lo que hacemos cada día en nuestro trabajo y en nuestra vida y nos ayudará a tomar mejores decisiones, ayudará a crear mejor ambiente de trabajo y a prestar un mejor servicio a nuestros clientes, estableciendo, además, una identidad corporativa con carácter y personalidad.

¿Hubiera existido la tremenda crisis mundial si las personas, de forma individual, y en su pequeño ámbito de actuación, hubiesen maximizado sus valores y basado en ellos su forma de vivir? Si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo. Así que, por favor, utilicen todas las herramientas que tienen a su disposición e implanten sus valores practicándolos.

José Ángel Morales Medrano                                                                                                        Socio – Director                                                                                                                                Musashi asesores consultores

Conecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies