Blog

Consulta las últimas noticias, casos prácticos y artículos sobre consultoría y asesoramiento a empresas en los ámbitos laboral, fiscal, contable, mercantil y legal.

SI HACES KARATE, SERÁS MEJOR EMPRESARIO… (SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE)

Aquí tienes la segunda parte del post…

Los que leísteis la primera parte pudisteis comprobar las ventajas y los beneficios de practicar Karate y que, los conceptos que se explicaron, puestos en práctica y bien gestionados os ayudarán en vuestra vida personal, empresarial y deportiva….

Pero hay más, el último post finalizó en la disciplina (y de ahí arrancamos para este nuevo post), palabra muchas veces mal entendida y que con solo diez letras es capaz de llevarte a tus mayores éxitos si consigues superar cada uno de los grafemas que la componen:

Decisión: ¿Qué quieres conseguir? Decídelo y ve a por ello.

Impulso: Es tu objetivo último el que te empujará, motivará y llevará al éxito.

Seguridad: No te equivoques al elegir tu combate, tu batalla, tu cliente objetivo, tu meta, tu objetivo último y ten seguridad de la buena decisión tomada.

Capacidad: Trabajar disciplinadamente, sí, pero también inteligentemente, si no tienes la capacidad para lograr tu objetivo, tendrás que prepararte para ello.

Impedimento: Te encontraras obstáculos, te encontrarás inconvenientes, te encontrarás dificultades, lo sabes desde el primer momento, pero tienes que centrarte en superarlos.

Planificación: Nunca conseguirás nada si antes no has planificado cómo lograrlo.

Límite: Cuando las personas no han sido capaces de conseguir sus sueños son los límites no superados, muchas veces autoimpuestos, los que les han impedido alcanzarlos. Lucha contra ti, tu peor enemigo, para superar ese primer límite, tu mentalidad limitante y limitadora, y, después, busca y gestiona los recursos necesarios para superar otros límites que en el camino de tu objetivo te irás encontrando.

Ilusión: Ninguna palanca es más importante que la ilusión del logro, que la necesidad de llegar a la meta, que el sacrificio del trabajo inteligente puesto a disposición del objetivo final. La ilusión se traduce en realidad cuando los sueños se materializan en objetivos alcanzados gracias a las metas superadas.

Necesidad: Es la necesidad la que, en muchas ocasiones, te obliga a trabajar para el logro. Necesidad física, psíquica, necesidad de vencer, de ser, de estar, de ganar, de superarse.

Avanzar: Nada es más gratificante que la sensación de, paso a paso, avanzar y convertir una idea, una ilusión, un sueño en realidad.

La disciplina da para mucho… ¿no te parece? La cuestión es si la utilizamos habitualmente o si, en cualquiera de las “letras” y conceptos que, bajo mi explicación, componen la palabra disciplina, abandonamos. Si superas cada letra que componen la palabra, ganas.

Tomemos como ejemplo conseguir el ansiado cinturón negro, esa es la decisión del Karateka y lo que verdaderamente lo impulsa, teniendo la seguridad de que es ese logro el que quiere conseguir sabiendo que su capacidad para conseguirlo estará basada en “sudar el karategi”, es decir, practicar, practicar, practicar, trabajar, trabajar, trabajar. El Karateka también sabe que tendrá impedimentos, días que no le saldrán los movimientos, días que el cansancio le superará, días que su moral caerá, pero se tendrá que agarrar a su decisión para no abandonar. La planificación también está presente en el Karate para superar un examen, porque debes tener en cuenta el día del examen, el tiempo que queda para entrenar, las técnicas a realizar, los katas a dominar y aquellos conceptos y conocimientos teóricos que preparar. La preparación del examen debe superar distintas fases previamente planificadas para el fin último a lograr: el cinturón negro. Lógicamente el karateka se encuentra con límites físicos y psíquicos, pero los supera porque además de la ilusión de conseguir su meta, tiene un grupo de compañeros en el tatami que continuamente animan a los que se preparan para la prueba. En Karate sabemos que la necesidad de llegar al cinturón negro es también la necesidad de trabajar para ello, la necesidad de transitar el camino, y, sobre todo, la necesidad de saborear el éxito de obtener el galardón para el que te has preparado y que te ha convertido en mejor karateka y en mejor persona por todo lo que has tenido que superar. Pero no nos equivoquemos, el cinturón negro es el primer paso para avanzar, el primer tramo de una larga escalera que, cada vez, es más inclinada y que hará que, en cada examen, te hayas superado para ser mejor karateka y mejor persona.

El empresario también tiene en la disciplina una herramienta para sus logros porque toma decisiones todos los días, y porque su mejor decisión será el objetivo que marcará el rumbo de la empresa con la que todos en la compañía se tendrán que alinear. Lograr ese objetivo los impulsa, los mueve, los motiva, los ayuda a trabajar para conseguirlo, pero el empresario no debe equivocarse en su decisión, tiene que elegir bien y tener la seguridad de que la “guerra” que ha elegido ganar no es la equivocada, el mundo empresarial es complejo y los recursos son limitados, malas decisiones llevarán a malos resultados. La capacidad de la empresa es la capacidad de sus personas, de sus recursos físicos, de sus recursos digitales, de su innovación para lograr que los impedimentos que se van encontrando por el camino se superen con creatividad y perspectiva. Es la planificación el mejor instrumento que tiene el empresario para convertir en resultados la estrategia que haya diseñado, sin un plan a dónde va la empresa, y si no hay rumbo, no hay ilusión por llegar a un destino, por lograr un propósito. La necesidad mueve al empresario, la necesidad de aportar valor al mercado, la necesidad de mantener los puestos de trabajo, la necesidad de obtener una rentabilidad, la necesidad de superar metas y alcanzar objetivos y de que el propósito de la empresa influya en la sociedad haciéndola mejor. Y como en el Karate, la empresa no tiene fin, debe avanzar para crear riqueza, debe avanzar para generar empleo, debe avanzar para cubrir las necesidades del mercado, debe avanzar transformándose en su mejor versión…

Es la disciplina la palabra que tenemos y debemos poner en práctica si queremos hacer los sueños realidad.

Las bondades del Karate todavía dan para mucho más y los empresarios que se atrevan a practicarlo se podrán beneficiar de ellas descubriendo, día a día, con reflexión, comparación y paralelismo, cómo este arte marcial milenario le puede ayudar en su continua “lucha empresarial” diaria.

Os espero en el tatami….

José Ángel Morales Medrano

Socio-Fundador

logo-musashi

2.9/5 - (9 votos)
Compartir:
Menú