Blog

Consulta las últimas noticias, casos prácticos y artículos sobre consultoría y asesoramiento a empresas en los ámbitos laboral, fiscal, contable, mercantil y legal.

¿Por qué existe la empresa?

¿Por qué existe la empresa? ¿Cómo se comporta? ¿Qué “quiere ser de mayor”?

Previamente a formular la estrategia en una empresa, el equipo directivo necesita acordar la previsión (Misión) de la compañía, la razón de por qué existe la empresa, para qué existe, qué aporta, la Misión es la motivación para trabajar cada día que hace de brújula interna.

Leopoldo Fernández Pujals, creador de TelePizza y Presidente de Jazztel, nos invita a convertir nuestros sueños en éxitos, apuntando a las estrellas para llegar a la luna, en el libro de la historia de su vida; ya el mítico Bruce Lee le decía a un alumno en su entrenamiento:

“este dedo te está indicando el camino hacia la luna, si tu atención se concentrase en el dedo habrías perdido toda la gloria celestial”. Estas simples enseñanzas trasladadas al mundo de la empresa nos ponen en el camino de la Misión, de los Valores, de la Visión, nos ponen en el camino de no perder el foco cuando tenemos claro por qué existimos, en qué creemos y qué queremos ser y en alinear todos nuestros recursos para convertir en realidad la creación de nuestro futuro, nuestra Visión.

La Misión es el propósito fundamental de la entidad, y debe comunicar a los directivos y a los empleados cuál es el objetivo general que deben perseguir juntos y la razón de por qué deben estar alineados. Si nos falta este elemento, andamos perdidos, sin Norte, sin brújula.

Por otra parte, los Valores son la forma en que la empresa define su personalidad. Los Valores crean una cultura propia de la empresa, es la manera de hacer las cosas en la empresa, es la filosofía que guía las acciones de la compañía. Los Valores imprimen carácter a las empresas.

Y, pensando en el futuro, no podemos olvidarnos de la Visión, el anteojo de cómo vemos el futuro, que se complementa claramente con la Misión, mientras que la Misión proporciona el sentido de la empresa, la Visión define el rumbo a seguir, sin rumbo iremos a la deriva. Contar con una Visión es una gran ventaja, ya que nos permite definir a dónde queremos ir desde el principio, es el gran sueño, la máxima aspiración de la empresa, su esperanza de futuro que se alcanzará alinear todas nuestras personas, acciones y recursos en la dirección correcta.

Pero para que la Visión se convierta en una realidad futura, es necesario que incorpore en su definición un objetivo desafiante, diferente de la actual posición de la empresa; una definición de nicho y un horizonte de tiempo. Esto hará que sea muy concreta con datos objetivos que se pondrán medir y saber cuándo se han alcanzado.

Misión, Visión y Valores, deben trabajar tanto hacia dentro de la empresa, como hacia el exterior. Hacia dentro logrando que sus equipos se sientan identificados y alineados con estos elementos y hacia el exterior para que los clientes y las partes interesada tengan claras las señas de identidad de nuestra empresa.

No lo olviden, “su dedo debe estar indicando el camino hacia la luna……….”

Compartir:
Menú