Blog

Consulta las últimas noticias, casos prácticos y artículos sobre consultoría y asesoramiento a empresas en los ámbitos laboral, fiscal, contable, mercantil y legal.

Cuando hablamos de alianzas estratégicas… ¿de qué estamos hablando realmente?

Un proyecto de cooperación es una decisión estratégica que tiene que ser meditada y para el que la empresa se debe preparar aportando energía, recursos y personas.

Es habitual escuchar en muchos foros empresariales la necesidad de colaborar, de cooperar, de unir fuerzas para sacar proyectos adelante y la verdad es que las notas de esta música suenan bien, pero lo realmente importante es que estas notas finalmente se conviertan en una estupenda melodía que satisfaga a los oyentes.

Para cooperar, para aliarse con otros, es necesario arremangarse y ponerse manos a la obra en todo el proceso que es necesario realizar para llevar a buen puerto esa colaboración que, en el caso de las pymes, primero, les permitirá sobrevivir y, segundo, les permitirá crecer y desarrollarse.

Quizás sean las pymes las que tienen mayor necesidad de utilizar esta herramienta para llegar a más mercados y servir mejor a más clientes. Sin embargo, muchas veces cuando llega la hora de la verdad, la posible cooperación se convierte en miedo, desconfianza, falta de capacidad, falta de tiempo, falta de recursos, etc. Para cooperar hay que prepararse, para cooperar hay que hacer una profunda reflexión previa en la que valorar sinceramente si realmente necesito cooperar, si quiero cooperar, si estoy dispuesto a ello y asignar tiempo, recursos y personas a este proyecto que podrá ayudar a la pyme en su desarrollo en el medio y largo plazo.

La innovación, el nuevo entorno económico, la tecnología, la ruptura en los procesos tradicionales de muchas industrias que han impuesto las empresas de los países BRIC, han influido decisivamente en todas aquellos aspectos de las empresas que siempre se han venido haciendo de forma tradicional y esto ha supuesto un golpe de efecto en las pymes de los países desarrollados que se han visto aplastadas por la aportación de valor que la innovación disruptiva está aportando al mercado procedente de estos países.

Antes de plantearnos una alianza estratégica debemos ser conscientes de algunos aspectos que afectan a las empresas y que son los que tienen una variable decisoria a la hora de inclinarse o no por la cooperación. Es necesario entender el concepto de masa crítica y cómo nos afecta, debemos saber cuál es nuestro mercado relevante, cuál es nuestro mercado, nuestro segmento de mercado y nuestro nicho de mercado y, sobre todo, saber si estamos preparados. Y para alinear a nuestra organización con un proyecto de cooperación la misión, la visión y los valores de las empresas tienen que estar imbricados en este proyecto de desarrollo y crecimiento.

La dimensión estratégica de este tipo de proyectos es muy importante ya que la cooperación es en sí misma una decisión estratégica y “lo estratégico” tiene que estar en el ADN de la empresa siendo muy conscientes que los pasos a dar tendrán consecuencias a medio/largo plazo e influirán en todos los ámbitos de la organización.

Si quiere cooperar prepárese, si va a cooperar tenga confianza, si va a cooperar comuníquelo en su empresa y, sobre todo, si va a cooperar ponga recursos a disposición del proyecto.

José Ángel Morales Medrano
Socio – Director
Musashi asesores consultores

Compartir:
Menú